Educación/Tecnología

La escuela que queremos

Tras las cosas tal como son hay también una promesa, la exigencia de cómo debieran ser, escribió Claudio Magris en Utopía y desencanto. La escuela que queremos es la escuela como debería ser. No la escuela que es ni la escuela que muchos se empeñan que sea. Es la escuela que nosotros queremos para nuestros hijos. Es también la escuela que podemos construir hoy, la escuela que en muchos casos ya estamos construyendo. Cada uno de nosotros desde nuestras aulas y desde nuestras responsabilidades. Es más incluso, no es sólo la escuela que queremos, es también la escuela en la que creemos. Es nuestra escuela. Y, por tanto, es nuestra responsabilidad. Si la mejor manera de inventar el futuro es construirlo. Construyamos la escuela con la que soñamos. Construyamos nosotros la escuela para el mundo que queremos vivir.

Captura de pantalla 2014-11-12 12.33.45

La escuela que queremos reclama nuestro derecho y también nuestro deber a decidir qué futuro queremos para nuestros hijos. Reclama nuestra responsabilidad para dar un paso al frente y liderar el cambio educativo.

La escuela que queremos es el título de la conferencia que daré mañana 13 de noviembre en el encuentro #educadigital Colombia organizado por el Programa Computadores para Educar (desde aquí mi agradecimiento a sus responsables y mi enhorabuena por el gran trabajo que hacen).

La escuela que queremos parafrasea el título de un libro entrañable del periodista colombiano Héctor Abad Faciolince, El olvido que seremos, en el que narra el asesinato de su padre, el Doctor Héctor Abad Gómez, a manos de un sicario en Medellin en 1987.

El olvido que seremos parafrasea a su vez un soneto de Borges, quizá un apócrifo, que llevaba el padre del periodista el día de su muerte y cuyo primer verso era: “Ya somos el olvido que seremos...”.

Mañana me han invitado para que hable del impacto de las tecnologías de la información en la educación. Entiendo que en el fondo de lo que se trata es de que pensemos cómo podemos preparar mejor a nuestros hijos para el futuro o dicho de otra manera que reflexionemos sobre cómo podemos transformar la educación para hacerla más relevante y adecuada a nuestro entorno y a nuestros tiempo de redes. Que nos cuestionemos sobre los cambios que son necesarios en las organizaciones y en las metodologías para lograr un aprendizaje más relevante y más adecuado a la cultura digital en la que vivimos.

Y sobre todo, supongo que como se trata de un encuentro de educación digital, la invitación está orientada a que pensemos juntos algo tan “simple” como cómo las TIC pueden mejorar la educación. Que nos preguntemos, como lo hizo Seymour Papert en 2005 cuando escribió Cómo pensar sobre la tecnología y el aprendizaje para la publicación Colombia aprende, ¿cómo debe ser un entorno ideal de aprendizaje para que los niños puedan aprender de diferentes maneras?, ¿cuál es el papel de la tecnología en la construcción de esos entornos? y ¿cuáles son las implicaciones de esto para el desarrollo de los maestros?.

En ese artículo Papert afirmaba que “uno de los papeles que la tecnología digital ha de jugar en la educación es darle una segunda oportunidad a la educación progresiva. Dar, si me permiten, una segunda oportunidad a John Dewey y Francisco Giner de los Ríos. Utilizar las TIC para recuperar y tratar de conseguir una educación que atienda a la personalización pero que no olvide lo social, lo colectivo y lo colaborativo. Un aprendizaje por competencias, basado en proyectos y en la resolución de problemas. Las TIC para aprender haciendo. Las TIC para lograr un aprendizaje relevante y situado. Las TIC para atender a las alfabetizaciones múltiples, la creatividad y el aprendizaje autónomo. Las TIC también para que repensemos los roles del profesor, del aula y del centro educativo. Las TIC para producir aprendizajes contextualizados a los entornos y a las vidas de los estudiantes.

Captura de pantalla 2014-11-12 12.34.28

Sabemos que no es la primera vez en nuestra historia educativa más reciente que la tecnología ha sido vista como la palanca de cambio educativo. Sabemos porque nos lo han contado magistralmente gente como Larry Cuban (Oversold and underused. Computers in the classroom), Neil Selwyn (Internet y educación) y Todd Oppenheimer (The computer desilusion) que la tecnología educativa ha resultado ser casi siempre una promesa incumplida. Que desgraciadamente la incorporación de las tecnologías en las aulas se ha llevada a cabo como si se tratara de una solución en busca de un problema.

Hemos achacado el fracaso (y esto también se ha repetido a lo largo de la historia) a la carencia de tecnologías, a la escasez de recursos educativos apropiados, a las débiles infraestructuras de los centros educativos, a la usabilidad de los dispositivos, a las resistencias de los equipos directivos y de las familias y por supuesto a los profesores, a su falta de formación o a sus resistencias al cambio. Para cada una de estas barreras hemos implementado políticas concretas y activas pero los resultados siguen siendo escasos y tampoco abundan las evidencias contrastadas sobre los efectos que las nuevas tecnologías tienen sobre el aprendizaje (Connected Minds. Francesc Pedró).

Sabemos que la transformación educativa no se hará sólo con tecnologías pero sabemos también que tampoco se hará sin tecnologías. No parece viable pensar en una transformación educativa o simplemente en una práctica educativa en los próximos años que no incorpore y tenga en cuenta las tecnologías. Y no lo parece porque como bien ha dicho el sociólogo Manuel Castells, “Internet es como la electricidad: infraestructura de nuestras vidas”, porque ha cambiado nuestra manera de vivir, amar y trabajar. Y no lo es porque como ha escrito David Buckinhan en Más allá de la tecnología, “fuera de la escuela, los niños se están relacionando con estos medios no como tecnologías sino como formas culturales”.

Miss Grace. Worthington, Ohio. 1937

Miss Grace. Worthington, Ohio. 1937

No sé por dónde pasan las soluciones pero parece razonable pensar que éstas aparecerán cuando comprendamos que incorporar lo digital a la educación no es una cuestión de dispositivos ni de tecnificar el aula. Que de lo que se trata es de escolarizar las tecnologías o de “culturizar” las tecnologías. Cuando entendamos que lo que tenemos entre manos no es un cambio tecnológico sino un cambio cultural.

Cuando abandonemos posturas simplistas y solucionistas por un acercamiento más crítico que tenga en cuenta que la realidad es compleja y está llena de matices. Lo que hoy necesitamos, dice Amador Fernández-Savater, es más “tecnopolítica” y no menos. Necesitamos un “acercamiento, un hacer y un pensar políticamente la tecnología”, o en otras palabras, necesitamos confiar en “la capacidad humana para subvertir, reapropiarse y transformar la tecnología, dándole una dirección emancipadora”.

De esto me gustaría conversar mañana en #educadigital Colombia. De nuestra capacidad para reapropiarnos y transformar la tecnología para mejorar y transformar la educación. Del papel de los maestros en este proceso. De la responsabilidad de todos nosotros. Que pensemos sobre la escuela que queremos para nuestros hijos. Sobre la escuela que seremos.

Dejo aquí la presentación de mañana en #educadigital de Computadores para educar.

9 pensamientos en “La escuela que queremos

  1. Pingback: La escuela que queremos | APRENDIZAJE | Scoop.it

  2. Pingback: La escuela que queremos | Diseño y forma...

  3. Pingback: La escuela que queremos | Aprendiendo a Distanc...

  4. Pingback: La escuela que queremos | De aquì, de al...

  5. Pingback: Asociación Educación Abierta - El Derecho a aprender. 10 propuestas para transformar el sistema educativo.

  6. Pingback: La escuela que queremos | Pedagogía | S...

  7. Pingback: Quieres triunfar usando las tecnologías en educación? Esta es la clave | Uveni Blog

  8. Pingback: La escuela que queremos | Re-Ingeniería ...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s