Educación/Innovación

Los antiguos somos nosotros: sobre tendencias en innovación educativa

Todas las ideas están destinadas a desaparecer, basta esperar el momento de su aparición“, sostiene Félicien Raegge en La flèche du temps (Grenoble, 1934). De Raegge sabemos que un día paseando por las calles de Ginebra tuvo la intuición de la naturaleza invertible del tiempo. Llegó a ella, según nos cuenta Rodolfo Wilcock (La sinagoga de los iconoclastas), al recordar una famosa frase de Helvetius que dice: “los antiguos somos nosotros“. Los precursores de Raegge son numerosos pero todos ellos sostienen más o menos la misma idea de que los sueños son en realidad recuerdos de un futuro ya sucedido. Nos cuenta Wilcock que curiosamente sobre el futuro Raegge no tenía mucho que decir. Para él, el futuro no era sino “la masa ignota de lo que ya ha sucedido, que el presente borra como una esponja.”

Josef Albers, 1966 por Yousuf Karsh

Josef Albers, 1966 por Yousuf Karsh

La historia de Raegge me viene a la cabeza cada vez que oigo hablar de tendencias y predicciones de futuro. Asunto que por otro lado es cada vez más común. Hablar del futuro es parte de nuestra naturaleza. Intentar imaginarnos cómo será nuestro mañana es simplemente nuestra manera de combatir la incertidumbre. Siempre ha sido así y siempre será así, pero parece que en los últimos años estamos viviendo una auténtica avalancha de predicciones. No son pocas las empresas cuya única ocupación es fijar tendencias, ni son pocos los estudios de prospectiva que se encargan cada año, ni pocos tampoco los que se autodenominan como cazadores de tendencias. Hay tendencias para todos los gustos y sobre todos los temas.

Avalancha que vivimos con especial intensidad en el ámbito de la educación. Entorno especialmente castigado por posturas antagónicas y por discursos interesados y donde los mismos que acusan al sistema educativo (profesores, centros educativos,..) de inmovilidad, pasividad e incapacidad para gestionar el cambio, nos auguran la inminente transformación radical de la educación (normalmente vía innovación tecnológica y por agentes externos al sistema).

Desde hace algunos unos años también se ha convertido en tendencia identificar tendencias sobre educación. Cada año se publican multitud de artículos e informes con detalladas predicciones sobre innovación educativa y el futuro de la educación. Son ya clásicos los Informes Horizon elaborados por la New Media Consortium que cada año identifican las principales tendencias en educación para los horizontes temporales de 1, 3 y 5 años.

Visto su poco éxito adivinatorio, sus responsables sostienen ahora que en realidad los informes no son herramientas predictivas sino instrumentos informativos sobre las principales tecnologías que pueden afectar a la educación en un futuro (tanto a nivel K-12 como en la Educación Superior). Ver en perspectiva y comparar las predicciones de los últimos años parece un ejercicio totalmente raeggeliano. Es como si en lugar de predicciones de futuro estuviésemos viendo un listado de “ideas destinadas a desaparecer“. Hay tendencias que aparecen en la lista para no volver a aparecer nunca más y desaparecer así para para siempre. Ver aquí los informes Horizon de 2014 (K-12 y HigherEd).

Tendencias en Educación Superior. Informes Horizon 2011-2014

Tendencias en Educación Superior. Informes Horizon 2011-2014

Por su parte, la Open University (en sí misma una innovación educativa de finales de los 60), a través de su Instituto de Tecnologías Educativas, lleva tres años consecutivos elaborando un informe de tendencias en innovación educativa (Innovating Pedagogy). Acaba de publicar hace unos días su tercer informe correspondiente a 2014.

Como cada año, el informe explora nuevas formas de enseñanza, aprendizaje y evaluación, que en muchos casos ya están siendo utilizadas pero no de manera generalizada y que parecen especialmente adecuadas para nuestro mundo en red. El objetivo del informe, igual que en el caso de los Horizon, es ayudar a la toma de decisiones informadas por parte de profesores, investigadores y gestores.

Captura de pantalla 2014-11-25 22.15.38La edición de este año identifica 10 innovaciones: 1. Aprendizaje social, abierto y masivo; 2. Diseño de aprendizaje basado en analítica de datos; 3. La clase invertida; 4. BYOD; 5. Aprender a aprender; 6. Evaluaciones dinámicas; 7. Aprendizaje basado en eventos; 8. Storytelling; 9. Conceptos umbral; 10. Bricolaje.

Distribuidas entre estas diez, los autores identifican tres tendencias: la personalización, el aprendizaje social y los aprendizajes híbridos.

El aprendizaje social es para ellos el complemento necesario a la personalización del aprendizaje. La idea de que cada alumno puede elegir qué, cuándo, dónde y cómo estudiar y que la escuela y el profesorado de alguna manera deben adaptarse al alumno es algo histórico. Pero sostienen que en un mundo como el nuestro, caracterizado por redes interconectadas de personas y tecnologías, lo que necesitamos son modelos de enseñanza/aprendizaje que permitan la personalización al tiempo que favorecen e impulsan el aprendizaje colaborativo en torno a comunidades de interés.

Para los autores del informe, la gran tendencia para este año sería la combinación de personalización, social learning y aprendizajes híbridos. Esta unión de lo social y lo personal nos permite crear nuevas formas de aprendizaje basadas en la colaboración y través de tecnologías personales (BYOD).

De las tendencias de años pasados solo se mantienen dos. El resto ha pasado, como en el caso de los Informes Horizon, a formar parte de la masa ignota de lo que ya ha sucedido (sin suceder). Las dos que permanecen (los MOOCs y el learning analytics) lo hacen pero modificadas. En el caso de la analítica de aprendizaje el cambio que proponen los autores del informe es obvio. Los datos tienen sentido si son utilizados para rediseñar el aprendizaje.

Por su parte, los MOOCs de 2013 se convierten ahora en Massive Open Social Learning. La idea es explorar cuáles son las pedagogías que mejoran con el efecto escala y contribuyen al mismo tiempo a un mejor aprendizaje. Un ejemplo de pedagogía que no escala serían las tutorías personalizadas y uno que se adapta bien al tamaño pero que no da lugar a un aprendizaje de calidad serían las pedagogías instruccionistas como el uso intensivo y exclusivo de vídeos.

Para los autores del informe la clave debemos buscarla en el llamado efecto de red, donde el valor de un producto o de un servicio de red aumenta con cada nuevo miembro que se incorpora a esa red. De esta manera se puede aprovechar al máximo los efectos beneficiosos del aprendizaje en red y colaborativo, masivo y online. Se trata de una innovación que ya existe. Están de hecho describiendo lo que en la literatura sobre MOOCs se conocen como los MOOCs conectivistas (en realidad los Moocs tal y como los conceptualizaron inicialmente gente como Cormier, Downes o Siemens). Cursos que ponen el acento en el aprendizaje en red, entre pares, la colaboración entre los participantes, la flexibilidad de las herramientas y la autonomía del que aprende.

Por incluir algo en castellano, el Instituto Tecnológico de Monterrey publicaba hace unos días el tercero de una serie de monográficos dedicados a tendencias educativas dedicado al aprendizaje invertido. Los dos anteriores se habían ocupado de Moocs (pdf ) y aprendizaje adaptativo (pdf).

James Cagney en Something to Sing About (1937)

James Cagney en Something to Sing About (1937)

Ahora que se acerca el final del año, es solo cuestión de días que empecemos todos a vaticinar tendencias para el 2015. ¡¡A ver quién se resiste!!. Yo por mi parte, volveré a leerme la historia de Félicien Raegge y aunque estoy seguro que no dejaré de hablar sobre tendencias y en general sobre el futuro de la educación, procuraré hacerlo sabiendo que la historia de la educación está llena de futuros que nunca sucedieron (aquí, aquí). Lo haré con la humildad sostenida en la afirmación de Helvetius de que los antiguos somos nosotros (aquí). Y también con la firme determinación de contradecir a Raegge, su intuición sobre la naturaleza invertible del tiempo y su fatal aceptación del determinismo. Porque al fin y al cabo, yo sí creo en algo llamado futuro. Un futuro en el que además tenemos todo por decir. Un futuro por construir. Un futuro que nos pertenece.

 

5 pensamientos en “Los antiguos somos nosotros: sobre tendencias en innovación educativa

  1. Pingback: Hablemos del cambio | GrinUGR

  2. Pingback: El cambio está sobrevalorado | co.labora.red

  3. Pingback: Emancipación intelectual y apropiación tecnológica: los antiguos somos nosotros | Esteban Romero

  4. Pingback: Los antiguos somos nosotros: sobre tendencias e...

  5. Pingback: Los antiguos somos nosotros: sobre tendencias e...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s